Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Ejemplo de una monografía

La espiritualidad laical en las cartas de Santa Isabel de la Trinidad

Un tema que podría ser muy interesante de investigar para el propio provecho personal, para el de los hermanos y hermanas del Carmelo Descalzo seglar, así como la Orden y la misma Iglesia, es el tema de la espiritualidad laical en las cartas de santa Isabel de la Trinidad.

Estudio en grupo de las cartas de santa Isabel de la Trinidad a los laicos

Ello lo puede realizar el director/animador del grupo, o el grupo en su totalidad. Después de leer una breve reseña de su biografía y de su mensaje espiritual, se identifican a qué laicas escribió cartas, se leen todas las cartas.  De cada carta sacaremos los diversos temas de espiritualidad que trata en ellas, y por temática colgaremos los párrafos en fichas de papel, o mejor en el programa OnNote de Google en diversas páginas o secciones.

Una vez se han leído todas las cartas que Isabel de la Trinidad dirigió a las laicas, se clasifican los distintos temas que allí aparecen. Luego se decide cuáles temas se quieren estudiar y se reparte el trabajo en los distintos hermanos/as que forman el grupo de estudio. Cada uno se encarga de redactar el tema elegido o propuesto. Cómo es un estudio de investigación incluiremos todas las citas que hablan del tema y haremos un redactado que exprese lo que nos dicen sus cartas, es decir nos dejamos iluminar por ellas. No es lícito en una investigación, elegir textos a la “carta” para que digan lo que yo quiero que digan, sino al contrario, dejar que ellos nos hablen y nos impresionen y nos transformen.

 Posteriormente se hace una puesta en grupo de lo que se ha investigado. Se hace un redactado final en el que se incluyan todas las luces surgidas en la investigación y se sacan las conclusiones sobre el mensaje espiritual que santa Isabel de la Trinidad dirige a los laicos, y de cómo nosotros podemos vivirlo.

Finalmente se debate si se realiza un simposio para poder dar a conocer el fruto de la investigación y se prepara la presentación más idónea para que el contenido sea captado por los oyentes, entre ellos medios audiovisuales: video, power point…

Ejemplo de una investigación individual  

La vida trinitaria del laico en las cartas de Santa Isabel de la Trinidad

1. Motivaciones para profundizar en la vida trinitaria del laico

La vida trinitaria es el desarrollo pleno de la gracia bautismal. Santa Isabel de la Trinidad escribió muchas cartas a laicas, entre ellas a su hermana Guita, en que les habla de la vivencia de la Trinidad.

Por diversos motivos este es un tema que ha sido muy poco explorado. Uno de ellos sería que los que han escrito sobre temas espirituales han sido mayoritariamente los sacerdotes o religiosos, y el tema del laico no estaba en su centro de interés.

2. Oración y búsqueda

Antes de iniciar el estudio de un tema, es bueno que pidamos la ayuda de Dios para que guíe nuestros pasos, y el trabajo nos sea útil para seguir con más fidelidad a Cristo, servir mejor a la Iglesia y en todo momento dar más gloria a Dios. Sería bueno que pidamos también a otras personas que nos encomienden en su oración para llevar a buen término este estudio. Por las cartas tenemos constancia de que Edith Stein antes de iniciar el estudio sobre «La ciencia de la Cruz en san Juan de la Cruz«, pidió a personas amigas que orasen a Dios para que le ayudase en este trabajo intelectual que la priora le había encomendado, al mismo tiempo que expresaba su alegría de poderlo hacer, diciéndoles: «Mi cerebro normalmente descansa tranquilo. Pero me alegra que se ponga en marcha y aún pueda ser útil a alguien» o «Yo doy gracias para hacer algo nuevo antes que se me oxide el cerebro».

En primer lugar, centraremos el tema en la Escritura, debemos preguntarnos qué nos dice la Biblia sobre ello, sobre todo por medio del pasaje de san Juan 14, 23. Leer comentarios de biblistas a este pasaje. Posteriormente leeremos sobre la inhabitación de la Trinidad en el alma del justo.

Hay una buena síntesis de estos temas en https:// espiritualidadtrinitariacarmelita.wordpress.com/espiritualidad/

En un segundo momento se podrían leer una breve biografía de Isabel de la Trinidad y sus escritos espirituales, para conocer más a fondo a nuestra Santa. Luego se leen todas las cartas que ella escribe a las laicas y anotar carta y página donde hace referencia a la vida trinitaria, si se lee directamente de un libro.

Si se tiene la versión Word de sus cartas, leer las cartas que ella escribe a laicas, y buscar los textos en los que habla de la vida trinitaria, copiar el fragmento y colocarlo en otra página Word o en el programa OnNote de Google, que es un fichero virtual, e irlas colgando por temática, siempre consignando carta y página.

Para enriquecer la lectura, buscar artículos de revistas o libros que nos hablen de Isabel de la Trinidad y su vivencia de la Trinidad. Ello se puede hacer antes de leer directamente las cartas, pero lo que no podemos es hacer un estudio sobre esta temática sobre lo que han dicho los demás, debemos nosotros leer directamente sus cartas.

Una vez reunida toda la información que nos ha sido posible conseguir, se lee, se van anotando los párrafos que más nos interesan y se va realizando un esquema de los temas que van surgiendo como se ha explicado anteriormente. En otras fichas escribiremos las reflexiones personales de lo que nos ha sugerido la lectura de la bibliografía.

Luego iremos clasificando las ideas, y cuando ya redactemos intentaremos exponer estas ideas de forma ordenada y lógica.

3. Redacción de la monografía y oración

Una vez está todo leído, sería bueno que en esta nueva fase del trabajo volviésemos a invocar al Espíritu Santo, que es fuente de Sabiduría, para que dirija la redacción de este estudio monográfico. Entonces se comienza a redactar, no sólo partiendo de la bibliografía consultada, y ante todo de las cartas de santa Isabel de la Trinidad, sino de la propia experiencia personal sobre este tema, que nos será luz y guía para nuestra obra.

Pueden surgirnos dudas sobre temas o expresiones que no entendemos, podemos consultarlas con personas que sepan más que nosotros, pero, a veces, con la bibliografía adecuada, muchas dudas dejarán de existir.

Durante la redacción de la monografía seguro que recibiremos nuevas luces de cómo encaminarlo, quizás muchas más de las que hubiésemos podido imaginar, y al final tendremos plena conciencia de que todo ello no lo hubiésemos podido llevar a término sin la ayuda de Dios. Si recibimos alabanzas por el estudio realizado, sabemos que en honor a la verdad quien ha de recibir estas alabanzas es el Señor, y ello nos ayudará a ser humildes y agradecidos al buen Dios que nunca deja de ayudar a los que de corazón lo quieren servir.

Una vez terminada la redacción, de nuevo es ocasión propicia para presentarlo a la oración, para que el Señor nos ilumine en qué aspectos hace falta mejorar, ampliar, omitir, qué ideas hace falta incluir, etc. Entonces pedimos a una persona conocedora del tema que nos lo revise y juzgue nuestro enfoque, y nos indique todo aquello que no sea conforme a la verdad histórica o teológica para poderlo rectificar.

Se redacta el trabajo en toda su amplitud. Escribiremos tantas páginas como nos haga falta para poder exponer todo aquello que queramos expresar. A partir de aquí, procuraremos hacer un resumen con todas las ideas fundamentales, para poderlo presentar a la comunidad en un día señalado, procurando que su amplitud se adapte al tiempo de que dispondremos y, a la vez, que sea una exposición amena e interesante para las hermanas.

En la elaboración de esta monografía podremos vivir momentos de desierto, todos los autores, por talento que tengan, pasan por horas bajas, pero una vez se ha podido llegar al final, tendremos una profunda satisfacción de haber podido llevar a término el trabajo emprendido. El poso que nos dejará ello difícilmente se podrá borrar, y será fecundo incluso para recibir gracias de Dios, ya que tendremos la tierra trabajada para poderlas comprender y, con nuestra colaboración, estas nuevas gracias de Dios podrán fructificar al máximo posible para el bien del Reino y para que el Señor sea glorificado en todos.

4. Estudio en grupo de las cartas de santa Isabel de la Trinidad a los laicos

Después de leer una breve reseña de su biografía y de su mensaje espiritual, leeremos todas las cartas que santa Isabel de la Trinidad dirige a las laicas. De cada carta sacaremos los diversos temas que trata en ellas, y por temática colgaremos los párrafos en fichas de papel, o mejor en el programa OnNote de Google en diversas páginas o secciones.

Una vez se han leído todas las cartas y clasificado los distintos temas que allí aparecen, sabemos los temas de los que trata para los seglares y los identificamos. Luego se decide cuáles se quieren estudiar y se reparte el trabajo en los distintos hermanos/as que forman el grupo de estudio. Cada uno se encarga de redactarlo poniendo siempre textos de las cartas, y se sintetiza el mensaje que transmite Isabel de la Trinidad de cada temática. Posteriormente se hace una puesta en grupo de lo que se ha investigado. Se hace un redactado final en el que se incluyan todas las luces surgidas en la investigación y se sacan las conclusiones sobre el mensaje espiritual que santa Isabel de la Trinidad dirige a los laicos, y de cómo nosotros podemos vivirlo.

ENLACES DE ESPIRITUALIDAD CARMELITANA

 Archivo Isabel de la Trinidad 

Espiritualidad carmelitana

Espiritualidad trinitaria carmelita

Revista de Espiritualidad

Revista Monte Carmelo

Revista Teresianum

 —————————————————————

Escrito finalizado en Barcelona (España), 18 de octubre de 2021, fiesta de san Lucas Evangelista.

Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: